Prever la meteorología

prever_meteorologia

Previsión Metereológica

Normalmente la actividad senderista se realiza en geografías distintas  a las que nos son habituales. Y un factor diferencial  entre los dos ámbitos es el clima, sobre todo si los separan cientos de kilómetros.  Hay que caer en la cuenta de que, incluso, a lo largo de un día en un punto las condiciones metereológicas pueden cambiar significativamente; sobre todo si se programa una actividad que suponga salvar un gran desnivel en los grandes sistemas montañosos de España.

Es necesario conocer la previsión del tiempo y, en especial, las alertas metereológicas.  Y si la información anuncia unas condiciones adversas, busca otros destinos o desiste.

¿Dónde encuentro la información metereológica?

La información  se puede localizar en la Agencia Estatal de Meteorología (www.aemet.es);  su información es muy completa (temperatura, humedad, velocidad y dirección de los vientos, sensación térmica, cantidad de precipitaciones, facto de rayos UVA, cota de nieve, etc.) y hay un pronóstico por horas (para las 48 horas siguientes), pero solo sobre las poblaciones que son cabeza de municipio.

Tiene una posibilidad de conocer un pronóstico específico para las zonas de montaña, por macizos. Y se destaca de manera clara las alertas metereológicas, clasificadas por colores.

Algunas comunidades autónomas han desarrollado sistemas parecidos, que proporcionan información regionalizada. Y son muchas las web de particulares y entidades que hacen pronósticos.

Otro recurso que proporciona Internet es  consultar las cámaras web que hay en algunos sitios de algunos recorridos (refugios de montaña, etc.)

Queda un último recurso, el que se ha utilizado siempre hasta que Internet nos ha dado acceso a estos recursos: preguntar a la gente del lugar del que vamos a empezar la marcha. Pero, en este caso, solo nos queda la disyuntiva de seguir o de darnos la vuelta.

 Situaciones especiales

Tormentas con aparato eléctrico: aléjate de los árboles solitarios, las cumbres y crestas, la paredes rocosas y las zona pantanosas; agáchate enroscado a la mochila, alejando las partes metálicas que puedas llevar y no toques ningún elemento metálico.

Ríos y avenidas: ten en cuenta que los cursos de agua pueden crecer de forma repentina y muy rápidamente.

Niebla: valora la situación sobre si darte la vuelta o avanzar hasta el siguiente punto seguro, sin salirte del sendero marcado. Si te sales  y te pierdes, quédate quieto  y espera hasta que la visibilidad mejore